sábado, 23 de noviembre de 2013

ESTOY EN BLANCO






















Estoy en blanco

De momento estoy en blanco, pero en un blanco que no es vacío, sino un lleno de energía latente que pide salida y forma. Me enfrento a un lienzo de cuatro metros de largo, también en blanco, como yo. Frente a frente nos escuchamos, tanteándonos el uno al otro, tomándonos la medida, porque el tamaño sí importa: en lo creativo y expresivo, en lo perceptivo, en lo espacial y temporal, y en lo físico, cómo no. Unas veces tendré que subirme a la escalera, y otras andar tirado por el suelo, y cada poco acercándome y alejándome, sin escapatoria posible, entendiéndome con él por las buenas en su vasto dominio.





























De camino

Ya elaboré el modelo fotográfico, solo me falta su impresión en un formato grande. Será mi referente y mi guía: un camino: otra fuga más hacia la luz. Tres árboles se inclinan sobre la senda que lleva al nacedero del río Urederra, pero en realidad es un solo árbol en tres tiempos superpuestos del avance en perspectiva. Son cosas del mirar y el caminar: que se van acumulando pasos del tiempo en la visión.


























Tu su-puesto responsable


Me encuentro en un preámbulo ante lo nuevo: preparado para pintar el lienzo con el objetivo de ir descubriendo el revés de la pintura: su cara de acá cuando la llevo hacia allá: una forma de encuentro pictórico en viceversa entre el lienzo y yo. Un encuentro, sin duda, egoísta: el egoísmo de la creación: primero me enfrento yo al lienzo y después le dejo mi frente al espectador, y no para complacerle, sino para que se haga cargo de lo pintado ocupando mi su-puesto de forma responsable.





Copyright de las imágenes: Karmen Sáenz






























No hay comentarios:

Publicar un comentario