domingo, 29 de julio de 2018

0% cultural


Artículo publicado en el diario LA NUEVA ESPAÑA



0% cultural

La renuncia al 1% al que obliga la ley de Patrimonio en obras públicas financiadas total o parcialmente por el Principado

29.07.2018 | 00:25
0% cultural
Seis años llevamos ya en Asturias con un gobierno que renuncia a la aplicación del 1% cultural al que le obliga la ley de Patrimonio Cultural (artículo 99) en las obras públicas financiadas total o parcialmente por el Principado de Asturias que superen un importe de cincuenta millones de las antiguas pesetas. Entre los objetivos de esta ley, además de la conservación y restauración del patrimonio, se encuentra el enriquecimiento del patrimonio cultural, con obras de arte en su entorno. 
En el Principado de Asturias empezamos a proyectar una Ciudad Astur a la vez que tenemos otras áreas degradadas. Y no tan lejos, en Bilbao, también tenemos el reiterado referente del Guggenheim como elemento regenerador de la ciudad. Igualmente, en Asturias contamos con el ejemplo de Vaquero Palacios, arquitecto, pintor y escultor, y la integración de las artes en la industria, recogida en la reciente muestra celebrada en el Museo ICO de Madrid, titulada "La belleza de lo descomunal", referida a sus actuaciones, y las de su hijo, Vaquero Turcios, en las centrales de Salime, Miranda, Proaza, Aboño y Tanes. 
Los gobiernos nos hablan con sus leyes y normativas y con los presupuestos más que con las palabras, que tantas veces se lleva el viento según conveniencias electorales y partidistas entendidas interesadamente en sentido inverso. Y aún así, también se saltan las leyes dejándolas aparcadas y sin aplicación cuando ello se acomoda a lo más fácil por falta de ideas y planes, en vez de modificarlas o sustituirlas por otras mojándose con las consiguientes explicaciones razonadas que supuestamente sirvan para justificar los cambios. La renuncia durante seis años al 1% cultural es un ejemplo de ello, y también el silencio y la falta de información para poner una fecha límite a tal renuncia. 
La crisis económica no puede justificar siempre la crisis de ideas en el marco político. Que la mengua económica afecte a las obras públicas ya debería ser suficiente como reducción cuantitativa sin que, además, se le suprima en cultura el porcentaje al que obliga la ley. De este hecho solo cabe una lectura de lo paradójico y contradictorio: que los políticos ven el arte importante y prescindible a la vez, ignorando su historia milenaria, de una Asturias que sí podría ser un paraíso cultural desde que tenemos una mente simbólica y creativa, inseparable de las inteligencias múltiples que no deben funcionar por separado en compartimentos estancos. 
Es un error el considerar siempre los recortes como sinónimo de ahorro cuando suponen un desperdicio de capacidades que podrían resultar rentables para la colectividad. Este desperdicio también se suma al que domina en nuestra sociedad de consumo que no distingue lo útil de lo necesario, y que en la práctica se basa en gran medida en obsolescencias programadas. Desperdiciar las artes cuando con buenos planes pueden ofrecer un valor añadido y resultar rentables también se puede entender como otra forma de obsolescencia, pero sin algo nuevo que de continuidad a lo anterior. 
¿Cómo va a conseguir la Consejería de Cultura patronos para LABoral Centro de Arte y Creación Industrial cuando niega los medios a los que el Gobierno está obligado por ley? ¿Con qué autoridad moral y política se sostienen recortes en cultura con el pretexto de que no hay dinero cuando en Asturias se han gastado tantos millones de euros en decenas de equipamientos públicos que languidecen por desidia al no haberlos concebido de modo responsable y eficiente con un horizonte a medio y largo plazo? 
Que las normativas impidan a los músicos tocar en directo con las mismas condiciones de horarios, aislamiento sonoro y volumen que se permite para la música enlatada en determinados locales no obedece a la crisis económica. Que en los concursos de arquitectura se consideren los proyectos como una mera subasta económica en vez de como un bien de interés público, tal como dice Sonia Puente, decana del Colegio de Arquitectos de Asturias, tampoco tiene que ver con la crisis económica. Estos y otros ejemplos sí los podemos relacionar con una idea residual del poder administrativo y político afirmado y entendido en algunos casos de forma inversa (como en los viejos tiempos), para expresar de modo kafkiano quién manda aquí sin atender al sentido común en favor de lo público. 
Mucho nos han dicho desde la política y la gestión de centros de arte (tomándonos a los artistas por despistados o menores de edad) por dónde va la modernidad de las artes, a la vez que nos discriminaban según las disciplinas y soportes utilizados, soltando simplezas publicadas en los periódicos que nos colocaban a unos en el Museo de Bellas Artes y a otros en LABoral. De lo que no nos hablaron fue de lo suyo, de la modernidad y eficiencia en la política y en la gestión de los centros, con gestores que han ido desfilando como en un pase de modelos. Afortunadamente, aunque en el peor momento para LABoral por su acumulación de deudas, ha llegado Karin Ohlenschläger más inclinada a lo humanístico que al papanatismo tecnológico, manteniendo como puede las brasas de aquella hoguera que se inauguró con una manifestación de profesores de Música y Plástica ante sus puertas por el recorte en estas materias del Gobierno de Areces. 
Hoy seguimos con la contradicción política al entender el arte dentro de sus equipamientos, como los centros y escuelas de arte, los museos y el departamento de Arte de la Universidad de Oviedo, conectando en una buena línea la dirección de una parte de ellos, pero a la vez el Gobierno de Javier Fernández viene negando el oxígeno al arte fuera de estos compartimentos (y también dentro, pues el Bellas Artes sigue con cero euros para el capítulo de inversiones desde 2011). 
¿Les parecería bien a nuestros gobernantes crear una plataforma para desarrollar la Ley de Patrimonio Cultural contando en cabecera con el Colegio de Arquitectos de Asturias y el departamento de Arte de la Universidad de Oviedo, ramificándose en un equipo multidisciplinar para diseñar actuaciones en nuestro territorio, tanto en lo que se proyecta nuevo como en lo degradado, en la recuperación y puesta en valor del patrimonio industrial, y en mejoras de los entornos urbanos para volverlos más atractivos? Y ya que tenemos un centro de arte de "creación industrial", ¿no sería un buen ejemplo hoy ante la industria y las empresas asturianas que no ven ni cuentan con ningún Vaquero artístico en sus referentes? ¿No es a los políticos como responsables de lo público a quienes les toca ayuntar las diferentes inteligencias para con sus mimbres tejer lo colectivo? 
Asturias mengua y envejece a la vez que se deja en punto muerto la creatividad de los vivos. Y mal nos vamos a conducir así para crecer, competir y llegar a alguna parte cuando la redondez de un cero cultural rueda cuesta abajo con el peso de nuestros propios complejos.

lunes, 30 de abril de 2018

A MONET





Querido Monet:

¿Qué tal por Giverny? ¿Cómo llevas esas Ninfeas?

Te envío esta postal con unas flores en primer plano, sabiendo que es más mía que tuya: tuyos son los rojos de amapolas, y míos los rosas de magenta; tuyo es lo diluido desde mucho antes de las cataratas, y mía la delineación del horizonte con gafas progresivas.

A ver si te animas y bajas una temporada a La Manga. Aquí disfrutarías mucho los parpadeos del tiempo, ese lento cerrar de ojos de los atardeceres encendidos...

Abrazos de Karmen y míos para Camille y para ti.

Paco

PD. Ya te envío por WhatsApp más fotos.

lunes, 26 de marzo de 2018

DE LA IMAGINACIÓN A LA IMAGEN

    Diario LA NUEVA ESPAÑA


Suscriptor
0
Artista

De la imaginación a la imagen

Las nuevas vías informáticas y virtuales para la representación de la creatividad artística

22.03.2018 | 03:53

Lo que percibimos como real, más allá de lo que capta el sentido de la vista, se acomoda a lo que cada uno es, y en consecuencia a la forma en que se revela y aprehende lo externo, con los intereses que influyen en la proyección de la mirada dentro de un marco cultural de inteligencia, sensibilidad y conocimiento. 
Que experimentemos el choque físico con los elementos exteriores no significa que descartemos el principio de Berkeley, "ser es ser percibido", y que podamos considerarlo como un puente que va desde lo físico creado hasta lo mental que lo percibe e interpreta. Así viene sucediendo con el arte. Y aunque ordenemos la información de modo cronológico, a veces, desde nuestra atalaya temporal, tenemos la sensación en nuestras miradas retrospectivas de que el pasado artístico y sus recursos son como la paradoja de un antes que avanza imitando a su después. 
Un render es el término inglés usado en jerga informática que se refiere al proceso de generar una imagen fotorrealista a partir de modelos creados en dos o tres dimensiones. ¿Pero, en cierto modo, no había ya una forma de renderizado pictórico en la perspectiva renacentista al crear la ilusión visual de profundidad, más acentuada aún por el "sfumato" que atenuaba el efecto de recorte de las figuras para integrarlas en la atmósfera del conjunto? ¿No era ya la cámara oscura un medio tecnológico para llegar a lo que hoy entendemos como fotorrealismo? Incluso, si vamos más atrás, también podemos entender como referentes prehistóricos en 3D los relieves de las rocas, imaginados como soportes en los que ya estaban acoplados la forma y el volumen del animal para su posterior subrayado como representación artística.

La imaginación, por tanto, se ha venido dando como una pre-visión interna de la inteligencia creativa que anticipa y planifica procesos y resultados, pero dándose en el arte como una forma de acotación expresiva y simbólica en medio de lo existente para sustentarnos en lo que interpretamos como realidad. 


Ilustración Pablo García

Mayor autonomía para el artista.
Esta necesidad expresiva del arte siempre ha contado desde sus orígenes con la complicidad del grupo, con sus guiños receptores, con su colaboración para estimular y posibilitar la creación, con la conexión de múltiples inteligencias? Sin embargo, a la vez que todo este tejido colectivo posibilita el arte, también en sus derivas lo condiciona, tanto en lo creativo como en su oclusión o visibilidad, por eso el artista suele navegar en una encrucijada. 
No hace tanto tiempo, sin los medios tecnológicos actuales, las posibilidades de los artistas para dar a conocer sus creaciones dependían primero de la producción material de sus obras, y después de las puertas que otros les pudieran abrir para exponerlas, con el consiguiente eco que las exposiciones lograran en los medios de comunicación, tanto generales como especializados. 
Pero hoy, estos condicionamientos han perdido su exclusividad de dependencia para el artista, que con medios informáticos y virtuales, y a través de Internet, puede configurar sus obras con apariencia de realidad y difundirlas con gran amplitud. 
Además, la idea de realidad que se consigue a partir de la imagen modelada y renderizada, con su acabado de posible realismo fotográfico, puede encajar también como un trampantojo con doble ilusión, visual y temporal, por lo que tiene de ambigüedad entre la imagen previa de un proyecto y la posterior reproducción fotográfica de la obra ya construida. 
Sin abandonar la función que siempre cumplieron los bocetos, planos y maquetas, se amplían así las posibilidades para el desarrollo completo de la imaginación del artista con mayor independencia, para dar alcance a las últimas imágenes que definen sus proyectos creativos, que después también podrán alcanzar los demás para ubicarlas en su interior mental con su propia idea de realidad.

jueves, 12 de enero de 2017

CON EL ARTE POR DELANTE



HACIA LA LUZ. HASTA LA AUSENCIA

Exposición en el Museo de Bellas Artes de Asturias


http://www.museobbaa.com/exposicion/hacia-la-luz-la-ausencia-francisco-fresno/
(copiar y pegar)





Con el ceramista Manuel Cimadevilla en su taller




















Foto Karmen Sáenz




Foto José Ferrero



Foto José Ferrero








Foto José Ferrero






Foto José Ferrero





















Foto José Ferrero











CATÁLOGO















































PRENSA














La Voz de Asturias

FRANCISCO FRESNO EXPLICA SU INSTALACIÓN EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE ASTURIAS

Fresno muestra la «fugacidad de las cosas» en el Bellas Artes

«Hacia la luz, hasta la ausencia», un proyecto basado en los procesos de la naturaleza, «desentraña el espíritu de la materia» a través de pequeñas piezas de porcelana y fotografías


OVIEDO 
Una hoja de árbol que va desapareciendo bajo el paso del tiempo. Ese es el asunto central -y único- de Hacia la luz, hasta la ausencia, la exposición que ayer inauguraba en el Museo de Bellas Artes de Asturias el artista maliayés residente en Gijón Francisco Fresno. Una instalación basada en una serie de hojas de porcelana, una vitrina y otra serie, esta de fotografías, integran un proyecto concebido de modo expreso para los espacios del patio central del Palacio de Velarde y la vecina sala de exposiciones temporales que el artista explicó a un público formado por  artistas y amigos, encabezado por el director de la pinacoteca, Alfonso Palacio. La exposición forma parte del programa de colaboraciones con destacados artistas contemporáneos asturianos para intervenir en los espacios del centro. 
Palacio destacó la importancia de estos proyectos específicos y recordó que la muestra de Fresno «tuvo su origen» en el mismo museo, donde Fresno participó en Cajas: una colectiva en la que varios artistas entraron en contacto con la cerámica de la mano del especialista Manuel Cimadevilla. Fue en esa experiencia donde entró en contacto con la delicadeza y la fragilidad de la porcelana, que se convierte en sus manos en trasunto poético de la fragilidad misma de la materia y de las formas. Fresno señaló que esta muestra es «un paso más» en su atracción por «desentrañar el espíritu de la materia», desarrollando mediante una alianza con la artesanía una «idea, en este caso no teórica, sino como vivencia» sobre la fugacidad de las cosas.
La exposición permanecerá abierta hasta el 8 de enero y en los próximos días saldrá de la imprenta el catálogo, titulado Catálogo de viaje, con fotografías de José Ferrero y textos de Juan Carlos Merino y Juan Carlos Gea.







La Nueva España

Arte entre lo eterno y lo efímero

El asturiano Francisco Fresno expone en el Museo de Bellas Artes "Hacia la luz. Hasta la ausencia", un proyecto en el que utiliza hojas de porcelana

26.10.2016 | 03:49

El artista Francisco Fresno, junto a una instalación en el Museo de Bellas Artes de Asturias. 

Las hojas son las protagonistas de "Hacia la luz. Hasta la ausencia", un proyecto del artista de Villaviciosa Francisco Fresno que reflexiona en torno a la naturaleza; entre lo eterno, como es una obra de arte, y lo efímero, como las hojas en otoño. Pero también sobre la fragilidad, como la porcelana que utilizó para reflejar el proceso de erosión natural. La exposición puede verse en el Museo de Bellas Artes de Asturias. 

La muestra, que se inauguró ayer y que se prolongará hasta principios de 2017, se concreta en tres piezas: dos instalaciones y una serie de fotografías. Lo primero que el visitante se encuentra al entrar en el palacio de Velarde es "Hacia la luz". Se trata de 16 peanas de distintas alturas y aspecto ascendente entre las columnas del patio. El color, por debajo, se difumina con el de la piedra del suelo y se va degradando hasta el blanco, color que se aprecia en la peana más alta. Visto desde arriba, parece que las hojas cayeron allí, sin orden. 

En todas ellas hay césped, sobre el que están hojas de porcelana receptoras de la luz natural que entra desde arriba. "Se da una relación entre lo geométrico, lo espacial y lo orgánico, que está en esas formas curvas de las hojas de porcelana", explica el artista. "Elementos muy frágiles, que en la naturaleza son caducos, pero que aquí tienen esa 'permanencia'", prosigue. Una permanencia entre comillas, dice Fresno, porque no deja de ser una exposición temporal. 



Frente a esta instalación se encuentra "Tempus", una serie de fotografías que su mujer, Karmen Sáenz Elorrieta, tomó a una hoja del limonero del jardín de la casa que ambos tienen en Gijón. La hoja está fotografiada a escala natural, por lo que se ve cómo va perdiendo color y consistencia a medida que pasa el tiempo por ella. 
El proyecto continúa en la sala de exposiciones, un espacio sumido en una parcial oscuridad, donde se encuentra "Hacia la ausencia", bajo una luz tenue. Esta pieza tiene seis peanas. La parte de arriba, entre vitrinas, muestra una hoja de porcelana. Pero tiene menos volumen que la anterior. Hasta que en la última peana desaparece la hoja. Una metáfora de la vida, del paso del tiempo. "Pero también es verdad que toda despedida de algo es un encuentro hacia algo distinto", matiza el artista. 
También se encuentra "Uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis", una serie de seis dibujos tratados también de forma secuencial de la misma silueta de una hoja, que se debilita hasta quedar en nada, sólo con el blanco del papel. 
Las hojas de porcelana fueron hechas gracias al ceramista Manuel Cimadevilla, que le dio todo el soporte técnico sobre este material. "Hacia la luz. Hasta la ausencia" es un proyecto que surgió de la experiencia que el artista tuvo con Cimadevilla con motivo de la exposición "Cajas. 10 propuestas de cerámica artística en Asturias", que se celebró también en el Museo de Bellas Artes de Asturias en noviembre de 2015. "Eso que dicen de que uno está haciendo siempre la misma obra es cierto", afirma el artista: "Uno sigue un patrón", añade. 
Ésta es la tercera individual de Fresno en el Museo de Bellas Artes de Asturias y el séptimo proyecto específico de un artista contemporáneo que se realiza en la pinacoteca bajo la dirección de Alfonso Palacio. Proyectos que, según el director, son "muy meditados y muy profundos". 
El artista también indicó que, próximamente, saldrá un catálogo diseñado por Juan Jareño, con fotografías de José Ferrero y Karmen Sáenz y textos de Juan Carlos Aparicio y Juan Carlos Gea, así como del propio Jareño y de Fresno. Esta pieza será concebida como una parte más del proyecto y adoptará la forma de un cuaderno de viaje natural: al estilo de los que los científicos usaban para documentar la vida vegetal dibujando las especies que iban descubriendo.




Copyright de las imágenes: sus autores


sábado, 30 de julio de 2016

EXPOSICIÓN EN LA FUNDACIÓN JOSÉ CARDÍN

Junto con José Ferrero y Guillermo Simón

Villaviciosa (Asturias) Julio y agosto de 2016


    Foto José Ferrero

















                                 Montaje de la escultura






                                Obra de José Ferrero






                                Obra de Guillermo Simón






Copyright de las imágenes: sus autores



Dos murales escultóricos en el Edificio de Servicios Múltiples (Oviedo), adjudicados por la Consejería de Cultura en 1992 tras ganar un premio en un concurso público.

Recién restaurados, pues tras 24 años ya se encontraban con los colores caídos.